miércoles, 10 de abril de 2013

Fabula del Hijo y el Padre - ¿Cuánto dinero ganas por hora?


HIJO: "Papá, ¿puedo hacerte una pregunta?"
PAPA: "Sí, claro, ¿qué es?"
HIJO: "Papá, ¿cuánto dinero ganas en una hora?"
PAPA: ". Eso no es asunto tuyo ¿Por qué me preguntas tal cosa"
HIJO: ". Sólo quiero saber Por favor dime, ¿cuánto ganas por una hora?"
PAPA: "Si quieres saberlo, gano $ 100 por hora."
HIJO: "Oh (El niño con tristeza agacha la cabeza hacia abajo)!.
HIJO: "Papá, ¿puedo pedir prestado $ 50?"
El padre se puso furioso.
PAPA:. "Si la única razón por la que quieres saber lo que gano es para pedir prestado dinero para comprar un juguete tonto o alguna otra tontería, entonces quiero que te marches directamente a tu habitación, quédate en tu recama y piensa por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo duro todos los días como para lidiar con tu comportamiento tan infantil ".

El niño en silencio se fue a su habitación y cerró la puerta.
El hombre se sentó y comenzó incluso a ponerse más enojado acerca de las pregunta del pequeño. ¿Cómo se atreve a hacer tales preguntas sólo para obtener algo de dinero?
Después de una hora o algo así, el hombre se calmó y comenzó a pensar:
Tal vez había algo que realmente necesitaba comprar con esos $ 50 y realmente el niño no pedía dinero muy a menudo. El hombre se acercó a la puerta de la habitación del niño y abrió la puerta.

PAPA: "¿Estás dormido, hijo?"
HIJO: "No papá, estoy despierto".
PAPA: "He estado pensando, tal vez yo fui demasiado duro contigo. Ha sido un día largo y saqué mi frustración en ti. He aquí los $ 50 que me pediste..."
El niño se irguió, sonriendo.
HIJO: "Oh, gracias papá!"
Entonces, se levanta y agarra debajo de la almohada, unos billetes arrugados. El hombre vio que el muchacho ya tenía dinero, empezó a enfadarse de nuevo. El niño contó despacio su dinero, y luego miró a su padre.
PAPA: "¿Por qué quieres más dinero si ya tiene bastante?"
Hijo: "Porque yo no tenía suficiente, pero ahora sí.
"Papá, tengo $ 100 ahora. ¿Puedo comprar una hora de tu tiempo? Por favor, ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar contigo."
El padre se sintió aplastado. Puso sus brazos alrededor de su pequeño hijo, y le suplicó por su perdón.

5 comentarios:

Victor Moreno dijo...

eso es un golpe duro de tajante realidad para su padre, ojala algun niño le haga este duro pero necesario regalo para abrirle los ojos a mas de un padre

Derek Ameth Gil Mendives dijo...

Ojala que los padres quieran mas a sus hijos y les demuestren mas amor.

Anónimo dijo...

Muy lindo, aunque yo tengo claro que ese padre trabaja para darle lo mejor que sabe a su hijo. No hay nada mejor aque el tiempo con el ser querido pero el mundo se mueve con dinero para lo mas básico. Mucho que pensar deja esta fabula

Anónimo dijo...

no dejes que tu vida se eso, un anonimato, un trabajar sólo para obtener más y más dinero. esta fábula deja mucho para reflexionar, y no tiene que ver con la cantidad de tiempo, sino con la CALIDAD de tiempo que le das a tus hijos. una pregunta:¿Qué es lo mejor para un hijo? gente ignorante....

Anónimo dijo...

Esto me ha llegado demasiado profundo. Soy duro pero lágrimas han salido de mis ojos. Que difícil es encontrar el equilibrio entre tiempo libre y $ pero existe y es distinto para cada persona. Diran el mundo de los egoistas se mueve por dinero. Las cosas realmente lindas se hacen x amor o acaso creen q Neruda hizo sus poemas pensando en el dinero que iba a ganar. O traemos hijos al mundo por dinero, no, todo lo contrario, sabemos q andaremos mal de dinero, pero igual lo hacemos. Estas sociedades individualistas tratan de meternos en el subconsciente que ser trabajolicos es un valor y cual es la consecuencia, altisimos números de divorcios, drogadicción, alcoholismo, suicidios, depresiones y en definitiva, infelicidad. El capitalismo parte de la premisa que el consumo trae felicidad y ya ven que no es asi. La logica enseña que a partir de algo falso se puede llegar a algo verdadero, por lo que aun podemos enmendar el rumbo. Ojala alguien pueda contactarme para discutir este artículo. sseballos@hotmail.com.

Publicar un comentario