jueves, 18 de junio de 2015

Inteligentes y humildes

En el mundo hay personas inteligentes y personas menos dotadas. También hay personas humildes y soberbias. Estas dos clasificaciones nos dan cuatro tipos de perfiles. El primero es el de los inteligentes y humildes. Estas son personas que llegan muy lejos y no se lo creen. Uno crece estando con ellos.


Inteligentes y soberbios no hay ninguno. Cualquier persona soberbia necesariamente es poco inteligente. Dicho de otro modo cualquier persona inteligente es humilde. Sabe que en cualquier campo hay personas más capacitadas que ella. El que se siente muy superior a los demás desconoce la realidad, claro síntoma de estulticia.

Luego están los menos dotados, pero que son humildes. Con este tipo de personas se puede llegar muy lejos. Conocen sus limitaciones y por tanto saben dónde pueden llegar y cuando deben empezar a pedir ayuda. Con ellos se suele estar también muy bien pues la virtud siempre es atractiva.
Lo peor, el tonto y soberbio. De estos mejor huir. Suelen generar muchos problemas. Son incapaces de darse cuenta que nadie los aguanta. Se creen unos genios cuando de lo único que pueden hacer alarde es de su mediocridad. Huye de estos.

De la descripción de estos cuatro perfiles se desprende que lo relevante no es ser más o menos inteligente, sino que lo que realmente marca la diferencia es ser humilde. En ser más o menos inteligente uno no puede influir. Dios nos ha dado la inteligencia que nos ha dado. Sin embargo el ser humilde es algo que depende de cada uno. Consejo para esta semana: intenta ganar en humildad. Aborda todas tus situaciones desde la humildad. Te irá mucho mejor en la vida y tendrás muchos amigos.


Fuente: miguelarino

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada