jueves, 15 de diciembre de 2011

Las tres cosas que aprendí mientras se estrellaba mi avión

Pablo Motos en El Hormiguero está cogiendo la buena costumbre de llevar personas importantes en el mundo de la Inteligencia Emocional o al menos comentar las historias relacionadas con ella.

Una historia que conmovió a Pablo Motos que mostró el otro día en su programa fue la historia de Rick Elías que dió una charla de tres minutos con la que consiguió cambiar la vida de la gente que le escuchó.



Rick es un hombre que sobrevivió a un aterrizaje en el río Hudson y, cuando él estaba en el avión apunto de realizar este aterrizaje de emergencia y pensando que iba a morir porque el avión estaba lleno de humo y no funcionaban los motores, se dio cuenta de tres cosas:

1 - Todo puede cambiar en un instante. Pensó en todo lo que pudo hacer y no hizo. Desde ese momento aprendió que no hay que aplazar nada. "Cada minuto de la vida a que disfrutarlo porque cada minuto puede ser el último".

2 - La cantidad de tiempo que había perdido por su ego. Desde aquel momento no ha vuelto a discutir con su mujer. "Entre tener razón y ser feliz, elijo ser feliz".

3 - Morir no da miedo, es cómo si toda la vida estuviésemos preparándonos para ello pero te sientes muy triste porque amas la vida
Finalmente, Rick Elías sobrevivió en la hazaña de aquel piloto que aterrizó el avión en el río Hudson.

Su reflexión final gira sobre esta idea: "todos estamos volando y no sabemos si el avión se va a estrellar esta noche".

"No vais a vivir para siempre pero preguntaros una cosa, ¿estáis siendo la mejor persona que podéis ser?"

Aquí está el vídeo original que podeis ver subtitulado en español cambiando el idioma en la pestaña que aparece en el mismo.


4 comentarios:

Sílvia dijo...

Qué genialidad, me gusta reconocerme en destellos que se encuentran en palabras ajenas. Hace muchos años que vivo bajo esa doctrina, es como aquello de que no hay camino hacia la felicidad sino que la felicidad es el camino. Lamentablemente nos damos cuenta de cosas como estas tres citadas por Elías, en general, después de una tragedia, un golpe, algo que nos paraliza y nos devuelve a la vida con otra percepción de ella. A mi me ocurrió de niña, y pese a que fué algo doloroso lo que me llevo al fin y al cabo hasta hoy, sé que no sería quien soy sin ello, y ahora mismo no concibo mi mente, mi alma, mi ser sin ello, no sería yo si no pudiera sentir con partes de mi misma que ni siquiera existen.

Un placer :)

islam y paz dijo...

me encanta como piensas seguro que eres muy buena persona, sobretodo en lo que dices sobre la felicidad tienes toda la razón el dinero no atrae la felicidad nunca Bravo

Pablo dijo...

Gracias Silvia por lo que dices, a veces es verdad que una experiencia traumática es la que te hace "despertar" y ver las cosas sin miedos ni rencores, me alegro de que te sirviera esa experiencia aunque fuera algo mala.

Pablo dijo...

¡Gracias "islam y paz"!

Publicar un comentario