miércoles, 28 de diciembre de 2011

Los cinco mayores arrepentimientos a la hora de morir

Una mujer que ha trabajado durante años en cuidados paliativos tratando con enfermos terminales escribe un post titulado “Regrets of the dying“, algo así como “Los lamentos de los moribundos”, en el que analiza los cinco mayores y más comunes arrepentimientos de aquellos que están a punto de morir.


La lista es como sigue:
  1. Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí.
  2. Desearía no haber trabajado tan duro.
  3. Desearía haber tenido el coraje para expresar mis sentimientos.
  4. Desearía haberme mantenido en contacto con mis amigos.
  5. Desearía haberme permitido ser más feliz.
1.-"Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí": Se trata del lamento más habitual de todo, ya que al hacer balance de su vida muchas personas descubren que no han llegado a cumplir una mínima parte de sus sueños. En muchas ocasiones, esto se debe a que optaron por hacer lo que creían que debían hacer, en lugar de lo que realmente querían. 

2.-"Desearía no haber trabajado tan duro": Es el lamento más frecuente entre los pacientes de sexo masculino, que desearían haber pasado más tiempo junto a su familia viendo crecer a sus hijos, en lugar de en su puesto de trabajo.

3.-"Desearía haber tenido el coraje para expresar mis sentimientos": Aquellos que reprimieron sus sentimientos para no enfrentarse a quienes los rodeaban se lamentan de haberse conformado con vivir una existencia mediocre y amargada, en la que no eran ellos mismos.

4.-"Desearía haberme mantenido en contacto con mis amigos": Al igual que muchas personas se arrepienten de haber descuidado a sus familias, es muy frecuente lamentar no haber cuidado lo suficiente de aquellas amistades verdaderamente importantes. Lamentablemente, cuando se está muy cerca de la muerte es imposible recuperar el tiempo perdido.

5.-"Desearía haberme permitido ser más feliz": Se trata de un reproche sorprendentemente común que se hacen aquellas personas que prefirieron engañarse a sí mismos y continuar con unas existencias en las que ya no eran felices, en lugar de enfrentarse a su miedo a cambiar de vida.

Para los encuestados ya es demasiado tarde.

Para todos aquellos que todavía estamos a tiempo, es una buena lista de cosas a tener en cuenta para morir en paz y satisfacción.

Fuente: ABC

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Pablo! Es un placer asomarse a tu blog. Gracias por compartir. Cristina

Pablo dijo...

Muchas gracias Cristina. Es un placer compartir, no te cortes y comenta todas las noticias que quieras. :)

Anónimo dijo...

hola PAblo, yo soy maestra... conduerdo contigo y es una de mis dualidades...... mi marido es mi opuesto y chocamos en emosiones... Mr defino como una gran idealista y veo frente a mi que los grandes valores ya no existen como prioridad...En fin.... , el artídulo anterior..... creo debemos rescatar el amor ante los otros frente a esta certiginosoa vida de cuanto material tenès.....

Pablo dijo...

Pues sí, tienes razón. Es normal que hombres y mujeres choquen en emociones...biológicamente estamos programados para pensar y sentir cosas de forma diferente...en todas las parejas pasa ;)

Publicar un comentario