domingo, 29 de junio de 2014

La emotiva carta del portero chileno Claudio Bravo que ha hecho llorar a todo su páis



Sólo han pasado minutos desde que terminó el partido contra Brasil y nuestra participación en la Copa del Mundo. Las sensaciones y emociones que tengo son muchas. Predomina la tristeza, porque queríamos ganar. Estuvimos tan cerca, pero por otro lado siento algo tremendo, que me pone la piel de gallina. Siento orgullo de nuestro equipo y nuestra camiseta.

Doy fe que hemos luchado, doy fe que hemos trabajado duro y con el alma. Les garantizo que hemos dejado todo para darle un Mundial único a Chile. La intimidad de este equipo es algo que necesito recalcar. Es un grupo de sacrificio, de trabajo y profesionalismo.

Este grupo es humilde pero con convicción. Sabe que todo es posible, que no hay límites pero que hay que dejarlo todo en la cancha. Hoy, en el partido contra Brasil, demostramos una cosa aplicable a todos: nosotros somos un grupo de chilenos que lo podemos todo. Necesitamos estar convencidos de que podemos, que jugamos sin complejos, con una idea clara, con mucho trabajo y, por sobre todo, con humildad y sacrificio.

Nos sentimos orgullosos de nuestro equipo, nadie dejó de correr, todos ayudamos al compañero. Trabajemos duro, hagamos las cosas convencidos y llegarán los éxitos, porque nadie me saca de la cabeza que con trabajo y orgullo de ser chilenos, ninguna Copa del Mundo nos queda grande.

Claudio Bravo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada