lunes, 29 de febrero de 2016

La carta de despedida de esta madre que hizo llorar a más de 100.000 personas en Facebook

Heather McManamy, de Wisconsin, EEUU, recibió hace 2 años la terrible noticia de que tenía cáncer de pecho. Los médicos le dijeron que no había nada que hacer y que le quedaban 6 semanas de vida. Heather disfrutó cada minuto de esas 6 semanas con su marido y con su hija y escribió una carta a su hija de 4 años sobre las etapas de la vida por las que tendría que pasar. La joven madre también escribió una carta muy especial a sus amigos y familiares. Cuando murió, no mucho tiempo después, su marido Jeff McManamy publicó la carta de despedida en Facebook, tal y como ella quiso. Las palabras de Heather son la clara prueba del amor tan profundo e incondicional de esta mujer.



(Original en inglés)

So…I have some good news and some bad news. The bad news is, apparently, I’m dead. Good news, if you’re reading this, is that you are most definitely not (unless they have wifi in the afterlife). Yes, this sucks. It sucks beyond words, but I’m just so damn glad I lived a life so full of love, joy and amazing friends. I am lucky to honestly say that I have zero regrets and I spent every ounce of energy I had living life to the fullest. I love you all and thank you for this awesome life.

Whatever religion brings you comfort, I am happy that you have that. However, respect that we are not religious. Please, please, please do not tell Brianna that I am in heaven. In her mind, that means that I chose to be somewhere else and left her. In reality, I did everything I could to be here with her, as there is nowhere, NOWHERE, I would rather be than with her and Jeff. Please don’t confuse her and let her think for one second that is not true. Because, I am not in heaven. I’m here. But no longer in the crappy body that turned against me. My energy, my love, my laughter, those incredible memories, it’s all here with you. Please don’t think of me with pity or sadness. Smile, knowing that we had a blast together and that time was AMAZING. I fucking hate making people sad. More than anything, I love making people laugh and smile, so please, rather than dwelling on the tragic Terms of Endearment end of my story, laugh at the memories we made and the fun we had. Please tell Brianna stories, so she knows how much I love her and how proud of her I will always be (and make me sound waaay cooler than I am). Because I love nothing more than being her mommy. Nothing. Every moment with her was a happiness I couldn’t even imagine until she came crashing into our world.

And don’t say I lost to cancer. Because cancer may have taken almost everything from me, but it never took my love or my hope or my joy. It wasn’t a “battle” it was just life, which is often brutally random and unfair, and that’s simply how it goes sometimes. I didn’t lose, dammit. The way I lived for years with cancer is something I consider a pretty big victory. Please remember that.

Most importantly, I was unbelievably lucky to spend over a decade with the love of my life and my best friend, Jeff. True love and soulmates do exist. Every day was full of hilarity and love with Jeff by my side. He is genuinely the best husband in the universe. Through all my cancer crap, he never wavered when so many people would want to run. Even on the worst days you could imagine, we found a way to laugh together. I love him more than life itself and I truly believe that a love like that is so special it will live forever. Time is the most precious thing in this world and to have shared my life for so long with Jeff is something I am incredibly grateful for. I love you, Jeff. I believe that the awesomeness that is Brianna is our love brought to life, which is pretty beautiful. It absolutely breaks my heart to have to say goodbye. If it’s half as sad for you as it is for me, it breaks my heart over again because the last thing I ever want to do is make you sad. I hope that with time, you can think of me and smile and laugh, because, holy shit did we have a breathtaking life. Go google Physicist’s Eulogy and know that it is a scientific fact I will always be with you both in some way. I know that if you just stop and look hard enough, I’ll be with there (in as non-creepy a way possible). You’re my world and I loved every second we had together more than words.

Friends, I love you all and thank you for the most wonderfully awe-inspiring life. And thank you to all of my amazing doctors and nurses who have taken such incredible care of me. I don’t doubt that my team gave me every possible good day that they could. From the bottom of my heart, I wish all my friends long, healthy lives and I hope you can experience the same appreciation for the gift of each day that I did. If you go to my funeral, please run up a bar tab that would make me proud. Heck, blast “Keg on My Coffin” and dance on the bar for me (because there had better be a dance party at some point). Celebrate the beauty of life with a kickass party because you know that’s what I want and I believe that in a weird way, I will find a way to be there too (you know how much I hate missing out on fun). I look forward to haunting each one of you, so this isn’t so much a goodbye as it is see you later Please do me a favor and take a few minutes each day to acknowledge the fragile adventure that is this crazy life. Don’t ever forget: every day matters.  

(En español)

Bueno, pues... tengo buenas y malas noticias. La mala noticia es, parece ser, que estoy muerta. La buena es que, si estás leyendo esto, tú no lo estás (a menos que tengan wifi en el más allá). Sí, es una mierda. No hay palabras para describir lo mierda que es. Pero estoy tan, tan, contenta de haber vivido una vida llena de amor, alegría y maravillosos amigos. Soy afortunada de poder decir sinceramente que no me arrepiento de nada y que empleé toda mi energía para vivir al máximo. Os quiero a todos y os doy las gracias por esta maravillosa vida.

Sea cual sea la religión que te haga feliz, me alegro de que la tengas. Sin embargo, respeta el hecho de que nosotros no seamos religiosos. Por favor, por favor, no le digas a Brianna que estoy en el cielo. Para ella, eso significaría que quise irme a otro lugar y la abandoné. La verdad es que hice todo lo que pude por quedarme aquí con ella, porque no hay ningún sitio, NINGUNO, donde quiera estar que no sea con ella y Jeff. Por favor, no la confundas y dejes que piense por un segundo que esto no es verdad. Porque no estoy en el cielo. Estoy aquí. Pero ya no estoy en ese cuerpo que se rebeló contra mí. Mi energía, mi amor, mi risa, esos increíbles recuerdos, todo esto está aquí contigo. Por favor, no pienses en mí con pena o tristeza. Sonríe sabiendo que lo pasamos GENIAL juntos y que el tiempo que pasamos fue MARAVILLOSO.  Odio hacer que la gente esté triste. Lo que más me gusta en el mundo es hacer reír y sonreír a la gente, así que por favor, en lugar de mortificarte pensando en mi trágico final, ríe con nuestros recuerdos y lo bien que lo pasamos. 


Por favor, cuéntale anécdotas nuestras a Brianna para que sepa lo mucho que la quiero y lo orgullosa que siempre estaré de ella (y haz que piense que soy muuuucho más enrollada de lo que en realidad soy). Porque no hay nada que me guste más que ser su mamá. Nada. Cada momento que pasé con ella fue de felicidad, una felicidad que no conocía hasta que ella llegó a nuestras vidas.
 

Y no digas que el cáncer me venció. Porque el cáncer se ha podido llevar mucho de mí, pero nunca se llevó mi amor, mi esperanza o mi alegría. No era una “batalla”, era solo la vida, que muchas veces es tremendamente injusta y aleatoria. Así es como es muchas veces. A mí no me venció, maldita sea. La forma en que viví con cáncer durante años la considero como una gran victoria.  Por favor, recuérdalo.

Lo importante es que tuve tantísima suerte de pasar casi diez años con el amor de mi vida y mi mejor amigo, Jeff.  El amor verdadero y las almas gemelas existen. Cada día estuvo lleno de amor y risas junto a Jeff. Es, sin duda, el mejor esposo del mundo.  Durante toda la basura del cáncer, nunca flaqueó, cuando la mayoría de la gente hubiera salido corriendo. Incluso en los peores días que pudieras imaginar, encontramos un motivo para reírnos. Lo quiero más que a mi vida y realmente pienso que un amor tan especial como el nuestro durará toda la vida.

El tiempo es la cosa más preciada del mundo y haber compartido mi vida con Jeff durante tanto tiempo es algo por lo que estoy increíblemente agradecida. Te quiero, Jeff. Creo que Brianna es nuestro amor convertido en vida. Esto es algo precioso. Me parte el corazón en pedazos tener que despedirme. Si es al menos la mitad de duro que es para mí, me duele mucho más porque lo último que quiero en este mundo es ponerte triste.  Espero que con el tiempo puedas pensar en mí y reír y sonreír, porque hemos tenido una vida increíble.  Busca en Google la eulogía del físico y verás que siempre estaré contigo de algún modo. Sé que si te paras y miras detenidamente, me verás (de la forma menos siniestra posible). Eres mi vida entera y cada momento que pasamos juntos lo atesoro para siempre en mi corazón.

Amigos, os quiero a todos y os doy las gracias por esta maravillosa vida. Y gracias a todos mis maravillosos doctores y enfermeras, que cuidaron tan bien de mí. No dudo por un momento de que quienes me cuidaron dieron todo lo posible por mí. A todos mis amigos os deseo de todo corazón una larga y saludable vida, y espero que apreciéis cada día tanto como yo lo hice.  Si vais a mi funeral, por favor, poned una barra libre que me hubiera hecho sentir orgullosa. Poned a todo volumen “Keg on My Coffin” y bailad en el bar por mí (porque  más os vale que haya baile en algún momento). Celebrad la belleza de la vida con una super fiesta porque sabéis que es lo que quiero y así lo creo en cierta forma. Yo encontraré una forma de estar allí también (ya sabéis cómo odio perderme la diversión). Estoy deseando perseguiros a cada uno de vosotros, así que esto no es tanto un adiós como un hasta luego. Por favor, hacedme un favor y tomad unos minutos en daros cuenta de lo frágil que es esta loca aventura de la vida. Y no lo olvidéis: cada día cuenta”.

Y tú que lees esto, ¿tienes que esperar a tener cáncer para empezar a disfrutar cada minuto de tu vida? 

2 comentarios:

Jazmina cosmeticsblog dijo...

Qué duro, lo pasé mal leyéndola.

El blog que te hará pensar dijo...

¿Y qué conclusión sacaste?

Publicar un comentario