sábado, 29 de octubre de 2016

Momentos que no tienen precio


Llegar al fin
hasta la puerta
de tu casa,
entrar,
echar todas las cerraduras,
y, como quien saborea
el sabor de la venganza,
decirlo:
...
«ahí
os quedáis,
hijosdeputa».


     (Karmelo C. Iribarren)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada