jueves, 6 de septiembre de 2012

Venga, ¿nos apuntamos al gimnasio?

Este momento de comienzo de curso después de verano es el momento cuando empezamos a ver los anuncios de fascículos en la televisión, las ofertas de las academias de inglés y cómo no de gimnasios.


Estos comienzos de etapa son aquellos en los que nos paramos 5 minutos y pensamos algo sobre lo que nos gustaría hacer este nuevo curso: clases de baile, gimnasio, natación, inglés, yoga, pilates, padel, clases de cocina o lo que se te pase por la cabeza...

Es curioso cómo en estos "principios de" nos da por hacer estas cosas nuevas que el resto del año con la rutina no tenemos (¿no tenemos de verdad?) tiempo para pararnos 10 minutos a pensar sobre nosotros, algo que en general hacemos poco... Y es en esos momentos cuando nos preguntamos si queremos apuntarnos a algo que nos apetezca hacer, si somos felices con el trabajo que tenemos o queremos buscar alguna oferta y tantear o cosas como si somos felices con la pareja que tengo o es la menos mala que me he encontrado y en definitiva si somos felices con la vida que tenemos o no...

A muchos el simple hecho de pararse a pensar esto...LES ACOJONA. Les acojona hasta tal punto que si les preguntas te pueden responder de manera brusca y violenta...les acojona porque no quieren coger las riendas de su vida y plantearse si quieren cambiar algo en su vida...porque estamos muy a gustito en nuestra zona de confort...porque qué va a pensar la gente si hago tal o cual cosa...porque cómo ahora voy a dejar a mi novia...cómo voy a cambiar de trabajo...

8 comentarios:

YOLANDA GARCIA dijo...

Me ha encantado tu post, poorque justamente hoy andaba mirando gym. Y éste año a mi vuelta de vacaciones dejo de lado la zona de confort como tu bien dices.

Saludos
Yolanda.

http://dondelasemocionesnosllevan.blogspot.com.es/

Pablo dijo...

¡¡Bien hecho Yolanda!!

carmen m escribano dijo...

La "zona de confort" la abondoné hace un año...es cierto que acojona bastante....hoy, me doy cuenta que no era vida...era otra "cosa"....

Mª José Tenedor dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Pablo!! el mayor problema del ser humano no es que se vaya a morir! es que muchas veces no nos damos cuenta que hay vida antes de la muerte! Y nos pasamos la vida corriendo y queriendo hacer....sin hacer nada! Nos pasamos el tiempo lamentado por el pasado que no pudo ser....y planificando por un futuro incierto! Y entre tanto olvidamos el presente! cuando esto es lo único que tenemos asegurado y lo que nos garantiza una vida plena!Los buenos propósitos son buenos! y necesarios! para seguir creciendo! o simplemente para sentir que estamos VIVOS! ánimo a todos/as con ellos! y no olvidar disfrutar del mayor placer que tenemos..."El PLACER de no hacer nada!"

Pablo dijo...

Muy bueno todo Mª José, sobre todo lo de "El placer de no hacer nada" jejeje.

KrmenBM dijo...

Había olvidado esa sensación: salir de la zona de confort. Hubo una época de mi vida en la que consideraba una necesidad lo de ponerme a prueba y arriesgar constantemente. Y es que es muy gratificante comprobar nuestra capacidad de adaptación y superación y cómo la vida nos ofrece piezas de un puzle que finalmente van encajando. Pero de repente, esa necesidad desapareció, y me instalé indefinidamente en esa zona de confort de la que hace poco decidí salir y de nuevo pensar "lo que tenga que ser, será", siendo consciente de lo que uno puede controlar y lo que no, a veces dejándose llevar y sobre todo, sin perder la capacidad de decidir lo que realmente se quiere hacer en cada momento.

Teacher Diana dijo...

Muy bueno el post, además de llevar toda la razón del mundo. Yo cada año me busco algo nuevo para salir de la "zona de confort", aunque después me acabo quejando de la cantidad de tarea que tengo, pero la verdad es que no sabría qué hacer sin salir de "la zona" porque cuando llevo un par de semanas sin hacer nada me aburro. Salir de la "zona de confort" es darle sentido a tu vida, es CRECER (personal y profesionalmente), es sentirte más realizada y a gusto contigo misma y por tanto más satisfecha con tu vida. A veces acojona un poco pero ¡estamos aquí para echarle coraje al asunto! sin retos la vida es demasiado aburrida.

Pablo dijo...

Todos los días haz al menos una cosa que te dé miedo ;)

Si no nos enfrentamos a ellos no habrá manera de superarlos, sí señor Diana ;)

Publicar un comentario