viernes, 20 de noviembre de 2015

Un musulmán que pide abrazos en París tras atentados


Este jueves en la plaza de la República de París se vivió uno de los momentos más emotivos tras los atentados vividos.

Un musulmán, con la cara tapada por un pañuelo, se colocó en medio de la plaza con un cartel donde se leía: "Soy musulmán, pero dicen que soy un terrorista. Confío en ti. ¿Tú confías en mí? Si es que sí, abrázame".

Muchas personas que fueron pasando por delante de él le dieron un emotivo abrazo mientras la plaza abarrotada los grababa.

Todos unidos, vamos a triunfar contra el terrorismo.

1 comentarios:

Moisés Sandro Chagollán dijo...

La violencia forma parte del Islam y ningún musulmán puede rechazarlo.
Porque judíos y cristianos han reexaminado a lo largo de los siglos sus textos sagrados. Y los han interpretado. La inmensa mayoría de los fieles de esas religiones han establecido una distinción entre lo que es tribal, o patriarcal, y lo que es teológico. Eso no ocurre en el islam. Un musulmán no puede repudiar partes del Corán. No es que los fundamentalistas hayan secuestrado el mensaje, presuntamente tolerante, del islam, es que el mensaje de la violencia forma parte del islam, y ningún musulmán puede rechazarlo sin romper con su fe. Eso, a su vez, crea una tensión en los musulmanes moderados modernos, porque sus creencias religiosas tienen un componente tribal y tradicional que choca con el mundo contemporáneo. Así, muchos musulmanes se encuentran con que no tienen, culturalmente, un lugar claro en el siglo XXI.

Ayaan Hirsi Ali (Escritora y Ensayista nacida en el Islam).

Publicar un comentario en la entrada