jueves, 23 de junio de 2016

"El mono en tu mente" de Alan Watts

La mente y cómo nos preocupamos sobre las cosas hacen que no podamos actuar de una manera normal. No puedes dejar de preocuparte y sigues dándole vueltas a lo mismo, como un círculo vicioso.


Dime, ¿puedes dejar tu mente quieta? ¿sin pensar en nada? Es complicado porque la mente es como un mono que no para de moverse y pensar en algo todo el tiempo.


La mayoría de personas intentan mantener la mente ocupada y se sienten muy incómodos con el silencio. Estoy a solas conmigo mismo y quiero escapar de mí mismo y por eso voy al cine, emborracharme, salir por ahí, etc. No quiero estar conmigo mismo... pero ¿qué tiene de malo?

Eres un adicto a tus pensamientos... es una droga, el pensamiento compulsivo es un hábito.

Es difícil parar esa actividad de estar pensando todo el tiempo.

Hay momentos en los que debes dejar de pensar, pero ¿cómo?

Lo primero es que no intentes hacerlo, porque si lo haces, estará volviendo a pensar y no lo conseguirás.

Tienes que saber dejar tu mente sola. Ejercicios de relajación y meditación te pueden ayudar.
Concéntrate en tu respiración, concéntrate en lo que sientes, en tus músculos, en tus órganos, en tu piel, en lo que sientes, en la temperatura de tu cuerpo, en lo que oyes, en lo que hueles, pon tu foco en esas cosas, sin pensar. No juzgues nada, ni tus sentimientos, ni tus emociones ni nada, simplemente observa tu cuerpo, observa lo que sientes y mantente ahí, sin pensar.

Al principio será complicado no pensar en ello pero habrá momentos en los que lo consigas y esto haga que tu mente se desintoxique por momentos y sea como si se reseteara tu cerebro de todos tus pensamientos y tu estrés.

Hazlo antes de irte a acostar, verás como duermes mejor y está algo más relajado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada