martes, 18 de febrero de 2014

La emotiva carta de Fernando Torres a Luís Aragonés

Cuando eres un niño y empiezas en esto del fútbol, vives de ilusiones, de sueños que piensas que algún día llegarán porque crees que lo puedes lograr todo. Desde que tenía 10 años, he visto compañeros, con muchas más condiciones que yo, que se iban quedando en el camino. Y eso no es más que un proceso de aprendizaje que se acelera cuando estás en un vestuario profesional con 17 años y empiezas a ver que el fútbol que conocías no tiene nada que ver con el fútbol profesional.

Fernando Torres Luís Aragonés

Ahí aparece Luis en mi vida. Es mi profesor en el fútbol, quien pone freno a mis ambiciones hasta que esté preparado, quien me aconseja y me explica qué compañeros son los que me aprecian de verdad y quiénes los que se acercan por interés, cómo funciona esto de los medios a este nivel. 

Reforzaba los valores que había aprendido durante toda mi vida, los del fútbol de antes. Como él me decía casi a diario: «¡Niño! Usted no sabe nada de nada». Por eso, con el tiempo, entendí que lo hacía por que me apreciaba mucho. 

Sinceramente, no se lo vi hacer con otro jugador. Me estaba preparando para que pudiera llegar donde yo quisiera y me estaba preparando desde el cariño que me tenía y que siempre conservó. Creía en mí.

En nuestra segunda etapa juntos, hizo con la selección española lo que antes hizo conmigo. Nos bajó de las nubes y nos dijo: «Fuera egos, no sois mejor que nadie hasta que no seáis un equipo». Y ese proceso estuvo lleno de baches, de enemigos en el camino que dejamos atrás con la convicción del que sabe que tiene que pasar por eso para llegar a su meta. Y cuando lo comprendimos, su discurso de que podíamos ser campeones de Europa ya no sonaba a discurso motivador sino a objetivo real. 

Nos hizo creer que en fútbol es el primer paso hacia los sueños más difíciles. Y eso fue cuando estábamos más hundidos, cuando no llegaban los resultados y las dudas desde fuera eran más grandes que nunca. Pero vivíamos en una burbuja que Luis creó especialmente para nosotros y sólo para nosotros. Esa estrategia tuvo un final feliz y pasará a la historia como el hombre que cambió el fútbol español, el que nos hizo soñar, creer, luchar y ganar. 

Hoy ya no está entre nosotros, pero los que le conocimos ya hemos ganado. Los que aprendimos de él volvimos a ganar, y los que hoy leemos que nos ha dejado con lágrimas en los ojos le damos las gracias porque volvemos a ganar, y probablemente ganaremos siempre. Nunca te irás, nos dejas tu legado imborrable.

Gracias viejo. Descansa en paz.

1 comentarios:

Rober Rodríguez dijo...

Carta de un ídolo a una leyenda, que grande eres Fernando Torres, y que grande es el legado que deja nuestro querido Zapatones!!! :)

Publicar un comentario