sábado, 25 de mayo de 2013

La campaña viral contra Abercrombie & Fitch #FitchTheHomeless


Abercrombie & Fitch es una marca de ropa conocida por su agresiva y polémica estrategia de marketing.

Mike Jeffries, consejero delegado de la empresa, en su día confesó a la revista Salón que solo contrataban a dependientes guapos y delgados: ”Porque la gente atractiva atrae a otra gente atractiva y queremos dirigirnos comercialmente a gente cool y atractiva. Solo queremos dirigirnos a eso”.

La polémica se ha reactivado después de que Robin Lewis, autor de un libro sobre la compañía, dijera que Abercrombie no fabrica ropa de mujer mayor a la L porque no quiere que la marca sea llevada por mujeres de talla grande.

Hace unos días, Greg Karber, un joven creador audiovisual de Los Angeles, decidió crear una campaña viral contra A&F. Karber pidió vía Twitter a través del hashtag #FitchTheHomeless, que la gente regalase sus prendas de la marca a personas sin hogar y difundiese los vídeos por YouTube.

El joven ha conseguido una repercusión a nivel mundial. En unos días su vídeo ha sido visto por casi 6.000.000 de personas….

3 comentarios:

Héctor Abellán dijo...

¡Ole por Greg!
Más iniciativas como estas hacen falta para acabar con tanta tontería, tanto clasismo, y un nivel de consumismo sin escrúpulo alguno como parece tener el consejero delegado de esta empresa "for cool people only".
Me parece muy bien lo "cool", y que esta firma haya decidido enfocar su negocio a ese nicho de mercado solamente (tiene todo el derecho del mundo), pero me parece que su política menosprecia lo "no cool". Y eso no está bien...

El blog que te hará pensar dijo...

Es un debate complicado...porque como empresa puedo enfocarme a quien yo quiera...claro que también se puede molestar otros...

Yo creo que todas estas campañas lo que al final hacen es que se les dé publicidad a la empresa y ganen más dinero.

Héctor Abellán dijo...

Sí, ese es el motivo final, seguro.
Pero para mí, el fin no justifica los medios.
Eso ya es una apreciación muy personal, lo entiendo.

Publicar un comentario