miércoles, 18 de abril de 2012

Las 6 medidas que propone el ministro Wert en Educación


1. Modificación de las ratios de la LOE con carácter temporal: se propone establecer un margen al alza del 20% en los ratios. Actualmente LOE establece un máximo de 25 alumnos por aula en Primaria y de 30 en Secundaria. En cristiano: que establecen un máximo de 30 alumnos en Primaria y 36 alumnos en Secundaria.

2. Aumento de las horas lectivas del personal docente: establecer un mínimo de 25 horas lectivas en Educación Infantil y Primaria y de 20 horas en las restantes enseñanzas, sin perjuicio de la reducciones que correspondan por ejercicio de funciones de dirección o coordinación del centro.

3. Aplazamiento de la implantación de los módulos de 2.000 horas previstos en la LOE para los ciclos formativos de Grado Medio y Grado Superior.

4.  Eliminación transitoria de la posibilidad de crear nuevos complementos retributivos o retribuciones variables. En cristiano: como quieren ser tan ténicos yo entiendo que algo de pasta nos quitarán o nos quitarán sexenios o cosas así pero no me queda del todo claro.

5. Modificación del criterio de nombramiento de sustitutos determinando que la bajas inferiores a 10 días lectivos deberán ser atendidas por los recursos del propio centro.

6. Eliminar la obligatoriedad de ofertar, al menos dos modalidades de Bachillerato en los términos previstos en la LOE.


Mi opinión:

Me parece que lo más grave de todo es el tema de tener tantos alumnos en clase. Han subido de 25 alumnos en Primaria y 30 en Secundaria a tener 30 y 36 respectivamente.

Eso de 30 alumnos en Secundaria ahora mismo (que es la parte que me toca) he de decir que no es del todo cierto cuando yo he llegado a tener (en la concertada, claro) 32 o 34 alumnos en una clase. Creo que pasar a tener 36 alumnos en clase se convertirá al final en casi 40 y me parece algo desmesurado.

Tal y como están las cosas hoy en día en la educación y cómo es complicado según que zonas que los alumnos te atiendan, te hagn caso y estén a lo que tienen que estar, imaginaros con 40 adolescentes en plena ebullición de hormonas...

El tema de las horas creo que es menos importante así como los modos de bachillerato y que las bajas de menos de 10 días se cubran con personas del centro...creo, sin duda, que lo más importante es el ratio de alumnos por clase.

Cuando para que una educación sea de calidad no deberían pasar de 25 creo yo, incluso menos, ahora estamos teniendo 15 veces más alumnos...me parece que el profesor se va a dedicar a dar la clase, cuando no tenga que estar llamando la atención a los alumnos, y el que entienda algo bien y el que no pues también.

Entiendo que se tiene que recortar, que estamos en crisis y para salir de ella tenemos que hacer un esfuerzo todos pero yo intentaría que de la educación fuera lo último que se recortase, ya que, como he dicho otras veces, el futuro y la base de un país reside en su educación y no hace falta hacer más controles PISA ni demás exámenes de nivel para demostrar que nuestra educación exige un cambio y no precisamente el de aumentar alumnos en clase.

6 comentarios:

Esa niña que vive dentro de mí dijo...

Pues estoy de acuerdo en todo. En estos últimos días, he oido un par de comentarios tipo "pues en mis tiempos, en mi clase éramos 40 y no es para tanto". Me asombra que no se dén cuenta de la gravedad que contiene todo esto. Una viñeta que lo explica todo y que he visto en Facebook es muy ilustrativa: un niño vuelve de clase y su madre le pregunta "hijo, ¿qué habéis hecho hoy en el cole?". "Lo mismo que ayer, mamá, pasar lista". En fin...

Pablo dijo...

Hombre, para tanto no es según lo pienses...¿que se puede dar clase? Sí, se puede dar clase.

Qué como haya una clase con 5 o 6 que no quieran dar clase va a ser un suplicio para el profesor? También.

¿Que seguiremos estando en los informes PISA y estudios internacionales con una de las peores educaciones de los países desarrollados? También.

No irá mal, no, pero así no mejorará está claro.

KrmenBM dijo...

En mi opinión, lo que hay que cambiar no es cuestión de leyes...sino de valores, y eso es difícil. O en caso de ser alguna ley...no de educación, sino de conciliación familiar, ya que la educación, comienza en casa.

1º Actitud. Si los alumnos NO quieren aprender, da igual que sean 5 o 45... ¿por qué no quieren aprender? porque no son conscientes de que para ser alguien en la vida hay que tener cultura... ¿por qué no son conscientes de esto? porque la realidad es que sobran ejemplos de "personajillos" que han llegado "lejos" sin saber hacer la o con un canuto...y sorprendentemente son considerados modelos a seguir... y aquí es donde dan ganas de echarse a llorar.

2ºEsfuerzo. ¿por que no se esfuerzan? porque igualmente van a aprobar y porque hagan lo que hagan -es decir, nada- tendrán móvil, play, viajes y todo tipo de caprichos... Otra vez a llorar.

Y por último, lo que no sólo dan ganas de llorar, sino que pone los pelos de punta, es el poco aprecio que muestran ciertos padres hacia los docentes. Y mientras no se haga nada por dotar a estos profesionales del prestigio y respeto social que merecen, me temo que cada vez irá a peor...lamentablemente todas las medidas que se van tomando van en dirección contraria.

Pablo dijo...

Totalmente de acuerdo KrmenBM, aquí, aparte de las leyes, hay un problema de educación grave. La gente tiene hijos como el que se compra un perro y luego pasa lo que pasa...

Estoy de acuerdo en los dos puntos que cuentas, si no quieren aprender seguramente será porque no les han inculcado bien eso en casa...aunque habría que detenerse en cada caso porque hay algunos con problemas familiares en casa pero los que no los tienen es más un concepto de valorar a Belén Esteban y a los de Mujeres y Hombres como el futuro del país.

Y el segundo punto sería el más importante...si suspendes 4 asignaturas, te quedas sin salir hasta que apruebes...y punto. Pero muchos padres de hoy en día no lo hacen, como no ven a sus hijos apenas no les quieren castigar y claro, no ven la consecuencia del esfuerzo y ganarse las cosas a través de ellos mismos.

Los padres que no tienen aprecio a los profesores seguramente serán los que sus hijos pasen de ir a clase y de esforzarse, porque ellos hacían lo mismo de pequeños cuando iban a clase.

Ayer lo hablaba con una compañera, van a conseguir que la gente no se haga profesor...

KrmenBM dijo...

En mi caso, valoro la profesión porque he crecido con ella, ya que mi padre ha sido profesor. Y aunque hasta hace poco no me había planteado dedicarme a esto, un día me dí cuenta de que lo que hasta ahora he conseguido, en parte se lo debo a él...y a su profesión, y a mi madre también, claro. Cuando tenga hijos espero poder ofrecerles al menos lo mismo que he recibido yo. Nunca me han premiado por sacar buenas notas, ya que ERA MI OBLIGACIÓN. No he crecido con ningún trauma por no tener todos los caprichos que me hubieran gustado, pero soy consciente de que no me ha faltado nada de lo que ellos han considerado importante.

Pero es que lo grave es que la sociedad en su conjunto no valora el esfuerzo, y el ejemplo más claro está en que la mayoría de puestos de responsabilidad en el trabajo se asignan por sistema "digital", es decir, a dedo... no todos, que también los hay en los que se tiene en cuenta el talento, pero no es lo que abunda, por desgracia. A valorar la formación académica de algunos los políticos prefiero no entrar, porque entonces me puede dar un corte de digestión y no es plan.

A pesar de como está el percal...Buenas tardes!

El blog que te hará pensar dijo...

Te dejo este comentario MaríaM, los demás los he borrado.

No me importa que pongas un enlace a un post tuyo si está relacionado pero con un comentario es suficiente, si no ya es spam.

¡Saludos!

Por cierto, interesante la entrada.

Publicar un comentario