lunes, 18 de septiembre de 2017

¿Estamos inventándonos demasiadas enfermedades sobre los niños?

¿Estamos inventándonos enfermedades sobre los niños? ¿Son cosas que le pasan a los niños "de toda la vida"? ¿O sí que son ciertos estos trastorsnos de déficit de atención y demás?


Liliana González hace una reflexión que me gusta bastante sobre la educación y cómo hay que hacer caso a los hijos, enseñarles con el ejemplo: si quieres leer, lee tú, si quiere que no robe, no te comas una bolsa de patatas en el supermercado y no la pagues.

4 comentarios:

Anhiedra Hannade dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

A los hijos se le tiene que inculcar valores de que vienen de las iguanas
#HailGrasa :v

Sonia San Segundo dijo...

Sigo tu blog desde hace mucho tiempo. Recibo en mi correo electrónico cada entrada y la echo un vistazo. En general me gustan mucho tus reflexiones, tus vídeos, historias, pero hoy… hoy has tocado un tema fácil, recurrente y que hace mucho daño a todos los que de una manera u otra vivimos de cerca el déficit de atención.
Totalmente de acuerdo en que la sociedad de ahora va muy rápido, que nos abruma, que no nos deja reflexionar, que estamos a tantas cosas que nos quita tiempo para lo más importante, nuestros hijos… Pero decir que si es verdad el déficit de atención o no es obviar el sufrimiento de muchos niños y familias.
Vivo el tema personal y profesionalmente, ya que soy maestra de educación especial. Siempre digo que prefiero seguir las pautas y ayudar a un niño como si tuviera déficit de atención aunque su diagnóstico no sea el correcto (al fin y al cabo, estás ayudando a mejorar a un niño con medidas que seguramente le vengan bien se llame como se llame lo que le pase), a seguir afirmando que es culpa de los padres o de las máquinas y no atender a niños que presentan determinadas características que coinciden con el déficit de atención.
Hace poco tuve en mis manos un registro civil del pueblo donde nací y un 90% de los fallecimientos eran por muerte natural. Ahora diremos que el cáncer, los infartos o los ictus son enfermedades modernas, ¿o es que antes no se sabía el nombre o la causa?.
Lo mismo pasa con el trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, que antaño muchos de nuestros padres o abuelos habrán sufrido castigos, desprecios o insultos por lo que ahora serían sujetos de nuestra atención.
En fin, un tópico poco acertado

El blog que te hará pensar dijo...

Hola Sonia, es una reflexión que invito a hacernos a nosotros mismos. Yo no digo que nos inventemos las enfermedades, simplemente invito al debate de si todos los niños diagnosticados la sufren o si se exagera.

Mucho ánimo con tus chicos, un abrazo

Publicar un comentario